31 de diciembre de 2014

Para recibir el 2015




Pensaba en hacer un artículo sobre los momentos más memorables del 2014, pero créanme, en estos momentos de festejos, buenos deseos y de esperanza para un mejor futuro me tomé la libertad de hacer algo diferente en estas fechas a último momento. Por si preguntan, por ahora y por los momentos debo admitir que estoy algo cansado, mas cuando tengo un resfriado que apenas estoy mejorando.

Lo de la chikungunya, pues... salvo por uno que otro dolor en los huesos, estoy bien.

Ya empezando el articulo en serio, ¿cómo nos ha ido a todas y todos este 2014 que se nos va? 

Algunos bien, otros de maravilla, a varios mal, a algunos conocidos de lo peor...

A ustedes, espero que muy bien, y en eso los felicito; por mi parte, sin embargo, a mí me pareció, pues... siendo realistas, para mí fue bastante agitado, muy problemático, decepcionante, aleccionador, emocionante, insólito y de verdad; sin duda el 2014 fue en cierta forma para mí y para algunos de ustedes quizás muy memorable y una etapa de aprendizaje muy fuerte, no importa las cosas buenas o malas que hayan pasado.

El 2014 fue sin dudas el año de las grandes sorpresas y de los grandes momentos; no se sabe si el 2015 será mejor o peor, aburrido o muy movido, pero créame, este nos ha dejado a todos nosotros con algunas cosas que nos dieron una que otra enseñanza útil para el diario vivir.

Primero, como ustedes verán y vieron desde comienzos de este año, me estoy volviendo muy aburrido o menos interesante; quizás sea por las kilométricas palabras y frases que se encuentran por cada post que hago o simplemente es porque en algo estoy haciendo mal en este espacio. Entonces eso es meramente es culpa mía y necesito mejorar este blog... esto lo tengo claro.

Por otra parte, les agradezco profundamente por pasar un rato conmigo, un poco de su precioso tiempo visitando este blog; por los momentos, tengo en mi haber desde que empecé a escribir este post, 4160 visitas registradas: son pocas, pero al menos es algo para empezar...

Este año fue de verdad muy impactante por muchos sucesos a nivel nacional y mundial que han ocurrido, y a pesar de eso, al menos podemos agradecer que estamos bien...

Aunque, para serles sinceros en verdad, y no quiero aguar la fiesta a todas y todos ustedes, el año 2015 sin duda para gran parte del mundo, va a ser muy difícil.

El año 2014 fue un año de sorpresas y de momentos impactantes en los deportes, en lo político, artístico-cultural, tecnológico, económico, social, entre otros, y salvo por algunas excepciones, claro está gran parte de estos fueron críticos lamentables para muchos y a veces nos ha tocado estar algo decepcionados y desesperanzados por las cosas malas que nos han ocurrido, por las fallas que hemos hecho, por no cumplir las metas y expectativas de Año Nuevo y/o por no lograr los deseos cumplidos por causas ajenas o por las propias.

Sin embargo, en mi país todavía la situación no mejora: ya al recién empezar estas líneas, me entero por las noticias que el presidente Nicolás Maduro anunció al país que la situación no estará buena para el 2015 y que vendrán tiempos muy duros para los venezolanos por varios factores que podrían decírselos en otro post que haga; para explicarlo de forma rápida y sincera, la crisis económica se va a agudizar de forma excesiva, casi insoportable, muchísimo peor de la que estamos viviendo en el presente, por ejemplo inflación, escasez de productos de primera necesidad, alto costo de la vida e inflación, falta de recursos en las arcas del Estado, enfrentamiento y caos social, pugna política, corrupción desmedida, amenazas de embargo económico, riesgo de invasión extranjera, deuda externa elevada, riesgo de default o impago de deuda, riesgo de golpes de estado, enfrentamiento ideológico mas encarnizado, pésima administración estatal y nacional, delincuencia descontrolada, presión de las elites económicas y gubernamentales, saboteo económico, entre otras causas más. De verdad, amigas y amigos lectores, no quiero ser idealista, soy realista y soy sincero, es mi personalidad, es lo que siento y es lo que veo, no quiero ser ni decir que estamos bien cuando en realidad estamos muy, muy, muy mal y todos los que vivimos en Venezuela, incluido este autor, estaremos enfrentando una de las peores crisis de nuestra historia.

Desde que tengo uso de razón sé que para mejorar nuestro nivel de vida y resolver los problemas, entre las distintas soluciones y estrategias que existen, están el que debemos ser sinceros con nosotros mismos y ante los demás, admitir y enumerar los problemas que estamos sufriendo y solo así conseguiremos el medio para solucionarlos; para nada debemos negar los mismos problemas, escondiéndolos debajo de una alfombra mientras aumentan o se acumulan cada dia mas o esconder la cabeza en la tierra como el avestruz mientras no hacemos nada y se acumulen más problemas como una bola de nieve que va rodando en una montaña. Si queremos que se solucione los problemas y cumplimos nuestras metas para un año que entra o cumplir un propósito en la vida, entonces debemos reconocer, admitir, decir y señalar un problema, buscar y analizar una solución o varias y tener una buena autoestima, disciplina y cambiar nuestra perspectiva sobre la vida para bien. Solo así, junto con la esperanza y nuestra voluntad, podemos salir de abajo y estar en el lugar que bien nos merecemos.

Como dijo una vez Friedich Nietzsche: “Bendito sea los que nos endurece” y no lo menciono por que sí, ya que el año 2015 (y no es que sea un profeta ni menos conspiranoico), promete ser un año de pruebas, de dificultades, de posibles logros, de horribles sucesos y derrotas, de grandes sucesos y de grandes luchas para bien y para mal, para probar la capacidad de renacer de nuestras cenizas, de comenzar un tiempo de madurez para muchos de nosotros.

Si quiero concluir este año 2014 por medio de este articulo, lamento decirles que no concluiré de forma habitual, sino por medio de una noticia que me llegó de casualidad por medio del televisor. No voy a decepcionarlos ni será mas de lo mismo, es por alguien que nos ha dado un mensaje de vida y superación, unos pequeños mandamientos a seguir para seguir adelante y enfrentar lo que se nos venga encima.

Annmarie James Thomas, era una mujer británica de edad 44 años, casada con Geraint, su amado esposo y tuvo sanos y y cuatro excelentes hijos, de edades comprendidas entre 22 y 13 años, tenía un futuro estupendo y  un gran potencial como cualquier mujer moderna. Su marido la describió una vez como alguien de "espíritu indomable" y una actitud de nunca darse por vencida nunca.

Sin embargo, la calamidad llegó de la peor forma: a Annmarie le diagnosticaron un cáncer cervical que tenía pocas posibilidades de salvación y le quedaba poco tiempo de vida.

Annmarie James Thomas

Ella y su esposo en un comienzo decidieron no decirles nada a sus hijos de 22, 18, 16 y 13 años para que siguieran con sus vidas lo más normalmente posible, sin la angustia de ver a su madre morir de esa horrible manera.

Luego de pasar un año, la pareja en conjunto comenzaron a escribir un libro y dejar testimonios para dar un mensaje de vida y esperanza a otros que están llevando a cuestas el cáncer.

Pusieron en su espacio de Facebook  escritos que reflejaban su historia de esperanza y decepción, fuerza y coraje, además de testimonios de cómo ella y su familia enfrentaron el diagnóstico y vivieron la vida al máximo.

El padre de Annmarie, al igual que su suegro, falleció a causa del cáncer y por eso mediante sus escritos estaba determinada a no perder el amor por la vida y dar un mensaje de esperanza y fortaleza a todos nosotros.

Sin embargo, luego de una larga batalla contra el cáncer, ya que falleció en marzo del 2013.

Tiempo después, su marido por casualidad halló un documento, una carta para ser especifico. Pensaba que era una última voluntad de Annmarie, su seguro de vida, pero lo que encontró de verdad, es algo que nos dejó ella para la posteridad, para él, sus hijos, su anciana madre, y para todo el mundo.

Resulta que Annmarie, de forma peculiar, dejó una guía de 20 puntos a su familia sobre cómo ser felices en la vida.

La mujer plasmó en un libro su experiencia de vivir con cáncer, con el objetivo de ayudar a otros que lo padecen, pero nunca un listado para ser felices.

Geraint, pensando que ella lo hubiese deseado, aprovechó la oportunidad de hacer público el "plan de vida" que su esposa escribió de su puño y letra, y que según Annmarie ayudarían a sus familiares y amigos a ser felices luego de su partida; la pequeña guía póstuma se escribió a comienzos de 2013, luego de darse cuenta de que el cáncer ya no le daría mucho tiempo más en este mundo, de quera inevitable su destino final.

Los consejos que propone Annmarie claramente muestra su actitud positiva ante la vida; quizás también es un mensaje póstumo, no para su familia y amigos, no solo para su país sino para todos nosotros. No solo podemos tomarlo como un mensaje no solo para un momento en especifico, sino para todos los días de nuestra vida.

Estos son los siguientes:

1.- Lo que hagas, siempre regresará.

2.- Tú defines tu propio guión. No dejes que otros lo escriban por ti.

3.- Cualquier cosa que alguien te haya hecho en el pasado, no tiene poder en el presente, a no ser de que tú le des ese poder.

4.- Cuando las personas te muestren quiénes son, créeles la primera vez.

5.- Preocuparse es una pérdida de tiempo. Usa la misma energía para hacer algo sobre aquello que te preocupa.

6.- Aquello en lo que crees, tiene más poder que lo que sueñas, deseas o esperas. Te conviertes en lo que crees.

7.- Si la única oración que siempre dices es "gracias", entonces es suficiente.

8.- La felicidad que sientes está en directa relación con el amor que entregas.

9.- El fracaso es una señal que te llevará en otra dirección.

10.- Si tomas una decisión que está en contra de lo que todos los demás piensan, el mundo no se vendrá abajo.

11.- Confía en tus instintos. La intuición no miente. 

12.- Ámate a ti mismo y luego aprende a extender ese amor a los otros en cada encuentro.

13.- Deja que la pasión maneje tu profesión.

14.- El amor no duele. Se siente realmente bien.

15.- Cada día trae la oportunidad de empezar de nuevo.

16.- La duda significa "no". No respondas. No te apresures.

17.- Cuando no sepas qué hacer, quédate tranquilo. La respuesta vendrá.

18.- Los problemas no durarán para siempre.

19.- Esto también pasará.

20.- Actuar con la intención de ser fiel a mí mismo.

Sin dudas, esto es un legado de esperanza y dedicación que nos ha dejado esta mujer, que sin dudas, seria parte de una hoja de ruta para los tiempos que vendrán.
Con esto amigas y amigos, quiero decirles que hay que tener fuerza y grandes esperanzas para el 2015, ya que solo de esa manera, podremos ser más felices y lograr las metas que nos proponemos.

Me despido con estos testimonios que seguiré en memoria de alguien que nos enseña lo valiosa que es la esperanza en tiempos difíciles y además de ser un mero mensaje de Fin de Año, es un homenaje a quien se lo merece.


AHORA, CON SINCERIDAD Y ENERGÍA LES DESEO UN FELIZ AÑO 2015, Y LOGREMOS NUESTRAS METAS, CON SABIDURÍA Y LO QUE POSIBLEMENTE SEA LO ÚLTIMO QUE NOS QUITEN: LA ESPERANZA.


No hay comentarios.:

Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?

Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?
Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?. Entonces HAZ CLICK SOBRE LA IMAGEN.