23 de febrero de 2015

Causa 1/89




El caso Ochoa fue para Cuba el peor caso de corrupción y narcotráfico de su historia, pero muchos al sol de hoy todavía ven estos juicios que se llevaron a cabo como un acto de justicia para salvar una nación del desastre moral y otros lo ven como una injusticia e inculpación por un crimen que nunca ocurrió en realidad.

Ante la mirada incrédula de muchos cubanos y de los grupos de la izquierda internacional, Arnaldo Ochoa, el general más condecorado de la historia del país caribeño más un séquito de subalternos y demás involucrados, fueron protagonistas para unos o antagonistas para otros de una tormenta política que aun hoy en día no está libre de toda polémica.


¿Víctima de las circunstancias y de la lucha de poder o un victimario sediento de más poder a costa de la integridad física y moral de otros? ¿Chivo expiatorio y sombra de Fidel Castro o el Mayor Narcotraficante del Mar Caribe? Aun hoy se hace esta pregunta el mundo mientras en la Cuba de hoy existen vientos de cambios sociales y políticos.



Por Fernando Añez Morillo


ADVERTENCIA ANTES DE CONTINUAR:

Pido a todos los que se van a incomodar con el caso que le voy a presentar a continuación, que me perdonen si el mismo logra crear una roncha, se sientan intimidados, ofendidos o que digan que perturbo las heridas abiertas y no cicatrizadas por los hechos acaecidos que se dirán adelante, pero es de ya entender que los mismos sucedieron hace años atrás, y que de nada vale esconderos ni sacar nada del pasado, salvo aprender de él para no repetirlo o por las pasadas experiencias ocurridas y poder hacer de ese modo un futuro mejor.



La corrupción política, o dicho de forma simple y a secas con la denominación de corrupción, es el uso de poderes por parte de funcionarios de un gobierno para conseguir un beneficio personal de forma ilegítima. Un acto ilegal por parte de un político constituye corrupción sólo si el acto está directamente relacionado con sus funciones oficiales, se hace bajo apariencia de legalidad o implica el tráfico de influencias.

   La corrupción incluye la extorsión, soborno, el amiguismo, nepotismo, el clientelismo, malversación de fondos públicos para benéfico personal o de un grupo aliado, proteger y encubrir criminales y/o realizar actos criminales bajo el amparo gubernamental o institucional, entre otras características. La corrupción facilita la actividad delictiva en todas sus formas (tráfico de drogas, lavado de dinero, tráfico de personas, sicariato, tráfico de influencias, robo de recursos públicos, etc.) y las actividades que constituyen corrupción varían en función del país o jurisdicción; algunas prácticas de financiación de políticas que son legales en un solo lugar puede ser ilegal en otro y en algunos casos, los funcionarios del gobierno tienen amplios poderes o definidos de forma vaga o ambigua, que hacen que sea difícil distinguir entre las acciones legales e ilegales.


   Un lugar donde la corrupción política desenfrenada es moneda corriente, donde es una costumbre, una tradición política y social, o que la misma está muy enquistada en el sistema político, social y económico de un país, en todos los ámbitos de la vida de una nación, se le conoce como cleptocracia, que de forma literal significa "fuerza del robo" "dominio o gobierno de los ladrones".


   La corrupción en las esferas del poder es una de las causas de la destrucción de un país; no importa la nación, la cultura e ideología política que se practique en el mismo. Ha existido en todos lados, en varios momentos de la historia y en diversas situaciones; han ocurrido en los Estados Unidos, en Rusia, en los Países Árabes, y hasta en los variopintos sistemas socio-economicos, como el feudalismo, en el sistema capitalista y hasta en el socialismo.


   América Latina desde siempre ha tenido a cuestas la gran plaga de la corrupción política a lo largo de su agitada y maltrecha historia, desde la época de la Conquista, en La Colonia, durante la época independentista, hasta nuestros días; muchos países de habla hispana como Venezuela, México, Colombia, entre otros. Pero a pesar de que la corrupción y demás crímenes cometidos por agentes de un gobierno casi siempre ocurre en países capitalistas, lo cierto es que han existido en otros sistemas o regímenes económica y culturales distintos, bien sea esclavistas, feudales o hasta en países con sistemas de ideología socialista, como la antigua Union Sovietica, China, Vietnam y hasta en la Republica de Cuba.


   Nunca hubo en Cuba ni en Latinoamérica algún suceso igual de asombroso, un caso de proporciones tan aleccionadoras ni tan impactantes como el caso clasificado como "la Causa N° 1 de 1989", o simplemente nombrada como "Causa 1/89", que trata sobre aquellos funcionarios gubernamentales cubanos que a finales de la década de los 1980 fueron juzgados y sentenciados a diversas, pero severas penas por delitos tan detestables como el narcotráfico y la corrupción.


   Este caso impactante porque en el mismo estuvo involucrado un revolucionario, al más condecorado, el mejor militar y servidor público de la historia de Cuba y eso de por sí, es de pensar en cómo, por qué y para qué alguien de tanta importancia, de intachable moral y dignidad, de tanta nobleza y disciplina, de tanta admiración, de tanta influencia y tanto poder se inmiscuyo o cayó en este tipo de situación tan incómoda, como al mismo tiempo, aborrecible por la sociedad.



Reseña de un General


El General Arnaldo Ochoa Sánchez, quien nació en Cacocum, Republica de Cuba, en el año 1930, fue un destacado cubano que desde la muy joven edad de 15 años participó 
junto a sus hermanos Albio, Antonio y su tío Víctor en el Movimiento Guerrillero en la Sierra Maestra del Comandante Fidel Castro Ruz y estuvo en él bajo las órdenes del carismatico Camilo Cienfuegos en contra el régimen del dictador Fulgencio Batista, jugando un papel importante en la caída de Santa Clara, significando así el fin de aquella dictadura.



El General Arnaldo Ochoa Sánchez

   Después del triunfo de la Revolución, sale a estudiar a Checoslovaquia y posteriormente a la Unión Soviética, donde recibió también entrenamiento militar.

   Fue amigo íntimo de Raúl Castro, actual presidente de Cuba y se dice que fue uno de los pocos supervivientes de las tropas de Cienfuegos en la fallida expedición contra la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo en la República Dominicana en 1959 y logró sus laureles durante la lucha contra los invasores en la Bahía de Cochinos (Playa Girón) en 1961; también tuvo una destacada intervención en la Crisis de los Misiles 
en 1962



Fidel Casto (centro) junto a Raul (a la izquierda) en  la Sierra Maestra

   Luego del reconocimiento ante el país y el Consejo de Gobierno de la Revolución Cubana de sus actos heroicos y su mas que demostrada eficiencia en el campo militar, se convirtió en miembro pleno del Partido Comunista de Cuba desde 1965, siendo tiempo después miembro del Comité Central del Partido durante más de veinte años.

   Asistió a la Escuela de Guerra en Matanzas, Cuba, y más tarde fue enviado a la Academia Frunze en la Unión Soviética.


   En esa misma década se entrenó junto a guerrilleros venezolanos en Cuba para desembarcar por el occidente del país para librar la Guerra de Guerrillas en Venezuela, donde mas tarde participó en la emboscada de “Cerro Atascadero” el 16 de septiembre de 1966 entre Yumare y Duaca, Estado Yaracuy y comandó la Columna que participó en la Emboscada “El Mortero” entre Sanare y el Blanquito, Estado Lara el 25 de febrero de 1967, contra efectivos del Ejército Venezolano de ese entonces. La fallida expedición secreta a Venezuela terminó en una derrota estratégica importante con un alto costo de vidas.



Fidel y Raul Castro, lideres de la Revolución Cubana

   Entre los años 1967 y 1969, entrena a los rebeldes en el Congo y tras su regreso de Venezuela luego de fallidos intentos por lograr la lucha revolucionaria en Venezuela por la vía armada, fue nombrado Subjefe del Estado Mayor General.

   Luego Ochoa fue enviado luego a combatir en Angola en 1975, actuando de forma eficiente, a pesar de los sacrificios y reveses, ganándose el respeto de los comandantes soviéticos y cubanos. En 1977 fue enviado a Etiopia como comandante de las Fuerzas Expedicionarias Cubanas bajo el mando del general soviético Petrov y sus éxitos en la guerra impresionaron a los mas duros y exigentes comandantes soviéticos.
Ochoa (primero a la izquierda) junto con Fidel Castro (centro) y todo el mando militar en África)

   Fue ampliamente considerado como un gran internacionalista, y posteriormente se le nombró Jefe de las Construcciones Militares y mas tarde galardonado con el título de "Héroe de la Revolución" por Fidel Castro en 1984. Gracias a su destacada labor en el mantenimiento y defensa de la Revolución, fue elegido por el ministro de Defensa y amigo, Raúl Castro, para el cargo de Jefe del Ejército Occidental de Cuba, en el que el mismo protegía en caso de invasión, a la ciudad de La Habana y diversos sitios estratégicos del país.



   Después de más de 20 años de servir y proteger a la Revolución Cubana, se había convertido en cierto modo en el hombre más fuerte, admirado en vida e importante del pais, luego de Fidel y Raúl Castro; era en la práctica, uno de los hombres más poderosos de toda Cuba.



   Sin embargo, detrás de esta vida intachable y gloriosa, se escondía tras de él, una bomba que no tardó mucho en estallar.


La bomba que estalló en La Habana


Era finales de la década de 1980, el muro de Berlín estaba a punto de derribarse junto con los regímenes socialistas de la Europa Oriental; los vientos de cambio rondaban por la Unión Soviética gracias a la Perestroika (Reestructuración del sistema político socialista) y la Glasnost (Transparencia y sinceridad ante la ciudadanía por parte del gobierno Soviético). En China continental, estaba en curso un movimiento estudiantil en favor de derechos democráticos ante el gobierno de aquel país y en Sudáfrica, el gobierno racista del Apartheid estaba desmoronándose y ya el racismo de Estado se encontraba en el descrédito total.


   Mientras tanto, en Cuba se estaba gestando un escándalo político y social de proporciones bíblicas para la época.


   Muchos de los habitantes de La Habana observaban extrañados y algunos hasta con sentimiento de repudio y protesta, que de la noche a la mañana funcionarios públicos de supuesta intachable moral transitaban por las calles de la ciudad en automóviles y motocicletas último modelo; algunos de ellos, paseaban a sus anchas por el Malecón con diferentes modelos que utilizaban para cada ocasión a la semana.


   También se hablaba de las bochornosas y escandalosas fiestas en la residencia de aquellos funcionarios, de sus depósitos escondidos de centenares de botellas de fino Whisky de alto costo (prohibitivo para el cubano común, y algo ofensivo para la cuna del mejor ron de las Américas al estar depositando alcohol extranjero en sus hogares), mientras que la población general estaba sufriendo el Embargo Norteamericano y que cada auto de lujo, de cada motocicleta y de cada joya o lujo mostrado, se necesitan el equivalente de hasta 100 veces o mas, del sueldo anual de una persona o cabeza de familia para comprarlos; era totalmente una bofetada moral para el cubano promedio ver a funcionarios supuestamente socialistas restregándoles a la cara sus lujos al resto de la gente, desfilando cínicamente sus lujos enfrente de ellos mientras existía una Revolución que si bien muchos le veían carencias y puntos negativos, al menos se pregonaba la práctica de la igualdad, honestidad y humildad como valores esenciales.

   Lo normal en Cuba es que las autoridades gubernamentales junto con los comité populares revolucionarios o C.D.R. (siglas del Comité para la Defensa de la Revolución, cuyos miembros pertenecen a personas del común, como amas de casa, verduleros, barrenderos, estudiantes, profesionales, entre otras personas con diferentes profesiones, oficios y características), deben investigar de forma rutinaria a cualquier persona sospechosa de cualquier delito para así detectar cualquier eventualidad o cualquier posible peligro para el gobierno y para el pueblo cubano. Al empezar los rumores (y como mas rápido se descubre a un mentiroso, un corrupto en el gobierno o un narcotraficante que un ladrón común), también empezaron las investigaciones encubiertas, el espionaje, a atarse los cabos y el escándalo más grave de la historia de Cuba, estaba recién empezando a salir a la luz.



Entre los acusados también se encontraban funcionarios cercanos a los lideres principales de la Revolucion Cubana: de izquierda a derecha, Carlos Aldana,  Antonio "Tony" de la Guardia (acusado también de los delitos , Raúl Castro y Norberto Fuentes, en el estudio del escritor un año antes de los fusilamientos.

   Se rumoreaba en toda la isla que Arnaldo Ochoa, junto con varias decenas de oficiales del ejército cubano de alto rango, varias autoridades civiles y allegados al gobierno cubano estaban inmersos en una red de narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de influencias, desfalco al erario público (corrupción), desvió de fondos, entre otros delitos de gravedad.



El escándalo comienza


Los problemas para el general Ochoa (y ni hablar de gran parte de funcionarios políticos y comunitarios), comenzaron poco después del año 1988, cuando por órdenes superiores fueron espiados y el producto de esas investigaciones fueron acumulándose mientras pasaban los meses.


   Según la versión oficial, después de una verificación de antecedentes de rutina para cualquier nombramiento de cargos de importancia, como el que Ochoa esperaba tener después de la retirada de sus tropas de África, comienza a desmoronarse el castillo de naipes de un solo golpe: algunos allegados a él le acusaron de corrupción y tráfico ilegal de marfil y diamantes de Angola (así como su venta en el extranjero de forma ilegal), de la apropiación indebida de las armas y recursos monetarios y logísticos de suma importancia destinados al Ejército Sandinista en Nicaragua, que en ese momento estaba luchando intensamente durante casi una década contra la insurgencia pro-norteamericana o los Contras.



Deposito de droga decomisada en La Habana durante las investigaciones 

   Y mientras se investigaba más a fondo, se descubrieron, según la información del gobierno cubano, que otros militares y funcionarios del Ministerio del Interior estaban involucrados en estos delitos y hasta mucho más graves que el mero contrabando y el desvío de fondos o de material militar.


   Pruebas se acumulaban, testimonios se recogen y el juicio mas grande, polémico y mas televisado de la historia de Cuba, había empezado; al mismo tiempo, el país corría un riesgo enorme de intervención mas una serie de sanciones internacionales adicionales, la destrucción de la reputación de la Revolución Cubana, el surgimiento del caos y de ataques norteamericanos por este caso que involucraba drogas, corrupción, fiestas depravadas, soborno, despilfarro y poder.



El drama 



Acusados por la Causa 1/89

Junio del año 1989, varios oficiales, grupos comando y diferentes miembros de la fuerza militar y policial cubana, bajo las ordenes del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, pone bajo arresto e investigación al general Ochoa bajo los cargos de graves hechos de corrupción, uso deshonesto de los recursos económicos, tráfico ilegal de marfil y diamantes, tráfico ilegal de madera y lavado de dinero sucio.



Ochoa compareciendo ante el juzgado 

   Pero de las más graves acusaciones en contra de Ochoa, estaban el de involucrarse con el narcotráfico con la complicidad de tráfico de drogas y el del recibo de seis toneladas de cocaína a cambio 3,4 millones de dólares y demás sobornos del Cartel de Medellín a cambio de dejar pasar su mercancía a aguas territoriales cubanas, el de hacer tratos con el jefe del mismo cartel, Pablo Escobar Gaviria además de mal desempeño en sus funciones y a causa de todos estos delitos, Traición a la Patria.

   Según los testimonios posteriores del general Raúl Castro, hermano de Fidel y amigo intimo de Arnaldo, le suplicó a este ultimo en varias ocasiones para que aclarase o revelarse todo ese asunto tan tórrido e infamante para que su honra no se manchase, si era ciertas esas afirmaciones o no, a lo que Ochoa se negó a cooperar.



Pablo Escobar Gaviria, el narcotraficante mas temido, odiado y poderoso de la historia, responsable de miles de victimas mortales por actos de terrorismo y por el consumo de su droga. Ochoa fue acusado de hacer tratos con él a cambio de mas de 3 millones de dolares por el paso de cargamentos de droga a través de aguas cubanas

   Días después, cayeron bajo arresto muchos más funcionarios gubernamentales allegados a Arnaldo Ochoa y demás involucrados y hasta personas de la ciudadanía involucradas en el caso (profesores, médicos y hasta maestros de escuela); también cayeron el coronel el Ministerio del Interior, Antonio De La Guardia, el capitán Jorge Martínez y los oficiales Amado Padrón y Jorge Trujillo y hasta algunos funcionarios del gobierno como el vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Transporte Diocles Torralbas, que al final, solamente fue declarado culpable de cargos menores.


Antonio "Tony" De La Guardia, compareciendo ante el tribunal

   El "Granma", periódico oficial del Partido Comunista de Cuba, reseño la detención y el avance  del caso en cuestión el 14 de junio de 1989.

   Ochoa fue puesto tras las rejas durante el mes que duró el juicio y en la base militar donde estaba recluido, sus familiares y amigos más cercanos seguían intentando persuadirle a cooperar con el caso, con la esperanza de aliviar su pena; durante este mismo tiempo, Patricio y Tony de la Guardia y todos los otros que fueron detenidos y acusados al igual que el general, ​​también querían sus allegados a que hablasen. En efecto, lograron su cometido, en parte a la cantidad de evidencias en su contra, empezando a surgir detalles más escabrosos acerca del caso.


   Los testimonios eran televisados de costa a costa, y cada uno de los involucrados estaban defendiendo su posición y algunos reconocían sus culpas y acusando a sus compañeros; incluso Ochoa declara ante el montón de acusaciones en su contra.



El juicio




El juicio en contra de todos los involucrados empezó el 12 de junio de 1989, bajo el escrutinio popular y fue visto durante un mes entero en vivo y en directo por televisión nacional.

   Cuba observaba como si fuera una telenovela o un show de realidades tipo Gran Hermano a cada uno de los testigos y a cada uno de los acusados y durante el juicio empezaron las declaraciones de todos y cada uno de los acusados; algunos con revelaciones asombrosas, otros, bastante comprometedoras.


   Toda Cuba
 observó de costa a costa los testimonios de varios funcionarios gubernamentales y militares de importancia,también acusados de crímenes contra la ciudadanía, tales como corrupción, narcotráfico y demás; uno de los testimonios mas impactantes y recordados fueron entre tantos, los del el capitán del ejercito cubano Miguel Ruiz Poo, quien durante el juicio en su contra tuvo un colapso nervioso luego de su testimonio, quien para sorpresa de todo el país, da una declaraciones que para el dia de hoy está en discusión y no exento de polémica. si fue real o no sus afirmaciones, solo Dios lo sabe.



   Profesores universitarios, maestros de escuelas primaria y de secundaria, oficiales de policía, muchos fueron los involucrados en el hecho; muchos de ellos se declararon culpables de las acusaciones en su contra. 

   Ochoa y los demás acusados, fueron ante el Tribunal de Honor Militar, donde se les mostró la amplia evidencia de los crímenes que se cometieron. Ninguno de los acusados ​​alegaron que no se habían llevado a cabo estos actos, sólo que existían "circunstancias atenuantes".


   La fiscalía había presentado pruebas de que al menos uno de los pilotos que participan en la transferencia de las drogas había sido contratado por la C.I.A., y se argumentó que si el gobierno de Estados Unidos les habría descubierto en lugar del gobierno cubano, habría proporcionado una excusa para invadir Cuba por la implicación de personal militar cubano de alto nivel en el tráfico de drogas, tal como se hizo meses después con Panamá, para capturar a Manuel Noriega, dictador del país antes nombrado y "niño mimado" de la C.I.A., que incurrió en el delito de narcotráfico y se declaró ante la opinión mundial como anti-norteamericano y patriota (en contra de sus antiguos protectores) para demostrar su machismo y prepotencia. Como respuesta a ello, los Estados Unidos invade Panamá a finales de diciembre de 1989 de forma brutal, ocasionando miles de muertos y heridos en todo el pais a causa de los bombardeos indiscriminados en sectores populares, en especial dentro de su capital.




   Las acciones de los involucrados, habían colocado todo el país en una situación de descredito ante la antigua Unión Soviética (su aliado y protector) y de los demás países, partidos y grupos socialistas del mundo entero, trayendo como consecuencia una pérdida de apoyo que haría poner en peligro a Cuba de una posible invasión extranjera mas el descredito internacional por sus acciones.

   Después de varios días transcurridos, el testimonio más esclarecedor, el más impactante y quizás el más valiente de todos los presentados, fue sin duda el dado por el general Ochoa, que ante la mirada de millones de personas y de todo el juzgado, reflexionó ante el tribunal sobre lo que le había traído a esa situación, diciendo que en un principio él estaba tratando de ayudar a Cuba con armas y recursos diversos para sus tropas, y como era de esperarse, una cosa llevó a la otra.




    Para ultimo y luego de un largo proceso, Ochoa admitió ser culpable de narcotráfico y pidió para él un castigo ejemplar; al mismo tiempo admitía que su conducta era sin dudas destructiva para el país y que su castigo debía ser un ejemplo para todos, y que sus acciones eran el vivo ejemplo de lo que un revolucionario no debía hacer jamás.




Versiones y motivos distintos


Para la mayoría y para todo lo que se probó durante los juicios, fueron oficiales y dirigentes gubernamentales corruptos, llenos de ambición o que bien "perdieron el norte" de la decencia, fueron corrompidos por el poder, por querer estar inmersos en el lujo y el confort a espaldas de un pueblo humilde, pero digno como el cubano. También la opinión pública afirmaba que los involucrados se aprovecharon para ser más poderosos y tener más influencia y riqueza a costa de dañar a la juventud cubana y la norteamericana por el consumo de drogas, sin contar con el riesgo de poner al país que juraron servir y defender a un peligro de caer en la vileza de la corrupción por influencias del narcotráfico y así causar una perdurable e indetenible descomposición social en la isla.

   Pero muchos detractores al régimen político gobernante en Cuba, esa versión no es cierta; ya que hubo muchas conjeturas y muchas dudas al respecto y para nadie es innegable que en todas las ramas de la sociedad cubana y en América Latina tuvieran opiniones distintas ante los hechos presentados:


1 - Para otros, en especial para los que están en contra del sistema político-económico reinante en Cuba (Anticastrista y grupos exiliados cubanos), aclaran que estas personas sentenciadas y juzgadas, fueron en verdad unos mártires de su país, héroes en contra de un régimen opresor y que hicieron lo que estuvieron a su alcance por tratar de acabarlo y liberar así del mismo al pueblo de la isla más grande del Caribe.


2 - Solo pocos, sobre todo algunos de los adversarios políticos del sistema cubano llegan más allá de todas estas hipótesis: de que Ochoa y los demás acusados fueron solo unos chivos expiatorios, al estilo de Las Purgas de Stalin; para ellos, Fidel Castro, en ese entonces gobernante de Cuba durante ese tiempo, veía en Arnaldo Ochoa como un obstáculo para sus intereses o un posible rival que lo eliminaría del poder con facilidad gracias a su poderío e influencia sobre el aparato gubernamental de la isla aparte del apoyo y admiración de la ciudadanía. Para no caer en desgracia o impedir la caída del régimen socialista en Cuba, según esa hipótesis, se debía hacer una purga en todos los estamentos y grupos de poder en la isla y así eliminar toda amenaza al Status Quo.


3 - Muchos otros detractores también llega más allá: el juicio fue en cierto modo una farsa y que Ochoa, si bien estaba en delitos graves, realizó un acto de sacrificio a favor de su Comandante En Jefe Fidel Castro, que supuestamente también estaba involucrado en esos delitos que bajo su autorización y permiso expreso, aprobaba el negocio, traslado y financiación del narcotráfico de forma desesperada para así aprovechar el dinero entrante para realizar diversas inversiones para la isla, golpeada por un bloqueo económico desde la época de los 1960 y que pese a un apoyo económico soviético generoso, este último era insuficiente para las necesidades reales y urgentes de ese país.


   Este grupo de anticastristas aclaran que en Cuba no se mueve una hoja si no lo ordenase Fidel y Raúl Castro; toda decisión o situación que ocurra u ocurriera en la isla antillana, lo sabrían de antemano gracias al sofisticado sistema de inteligencia y control gubernamental, y mucho más cuando se trata de movimientos de dinero, transporte de mercancía ilegal, red de corrupción, etc.


   Según ellos, es total y absolutamente imposible que el gobierno cubano no supiera o tendría una sospecha de que funcionarios del estado, entre ellos, el más allegado oficial del ejército y héroe viviente más famoso estuviera involucrado en cuestiones ilegales, mucho más si se tratase del trafico de marfil, diamantes, mercancía de alto valor, ron, y sobre todo, drogas suaves y fuertes.


4 - Existe también la creencia popular, de que los cargos fueron inventados por el Estado cubano en venganza por su derrota militar en Angola contra las Fuerzas de Defensa del régimen racista de la Sudáfrica del apartheid, aparte de que también el general cuestionó y hasta desafió la autoridad de Fidel Castro, causando que se le acusara de delitos que no cometió.


5 - Otra sería que si bien se rebeló a Castro, cometió esos crímenes y/o falló en Angola, fue escudado y protegido por el régimen que al final, al ver que era ya Ochoa ya era un rebelde dentro del circulo gubernamental, destapó la olla (puso a la luz pública sus faltas antes protegidas) sin que el gobierno saliese involucrado por ello ante la opinión publica.


6 - Otra teoría, algo mas aferrada en ese momento, sería que en plena época de cambios, en el que la izquierda mundial estaba en crisis o en cierto descrédito como lo fue en 1989, fueron las causas de la caída de Ochoa.


   Para la década de los 1980, la Perestroika y la Glasnot estaban en su punto mas alto y el Socialismo Real en Europa Oriental estaba debilitándose por los aires de reformas y libertades, la corrupción, la ineficiencia burocrática, las fallas en la economía y las protestas de parte de la ciudadanía por un cambio (bien influenciadas por ellos mismos o bien por factores externos); la consecuencia de ello fue la caída del Muro de Berlín, la caída de Nicolae Ceaucescu en Rumanía, el fin de la influencia de gobiernos socialistas de los países de la órbita soviética y el descrédito de los regímenes de izquierda en el mundo en ese momento. 


   Castro, según sus adversarios y críticos, al ver que Ochoa tenía cierta crítica al estado de las cosas en Cuba y que también estaba en onda con los cambios y reformas en la izquierda mundial, no tuvo más opción que sacrificarlo por verlo como una amenaza para el sistema, ya que no quería ver desplomar a la Revolución Cubana gracias a esas ideas, que en su mayoría, eran contrarrevolucionarias y caóticas que ponían en peligro a la nación y al régimen mismo, posiblemente las mismas eran dirigidas por Estados Unidos, de manos de la C.I.A. (Agencia Central de Inteligencia, por sus siglas en ingles).


   Sin embargo, al contrario de todas estas hipótesis anteriores, hay puntos que no se tomaron muy en cuenta para asegurar que fueron las causas verdaderas de la caída de Ochoa:


1- Los que apoyan la Revolución Cubana y muchos expertos por su parte, afirman por el contrario, que si bien se tiene un control total de movimiento de mercancías y demás bienes económicos en la isla, el gobierno cubano no sabía de los movimientos de mercancía ilegal y de la corrupción imperante porque Ochoa y los demás involucrados también tenían grupos de inteligencia a su servicio, controlaban también parte de la información que entraba al Ministerio de Defensa.


2 - Según los que apoyan la Revolución y también varios especialistas, Arnaldo era evidentemente, confidente leal de Raúl, la mano derecha de Fidel, el que controlaba parte de la información y era también el personaje de mayor reputación y admiración por toda la población, libre de toda sospecha; estos factores mencionados hicieron que ningún funcionario de gran importancia u otro organismo de inteligencia o de contra-inteligencia hubiese sospechado de él o lo hubiese detectado por su renombre y control.


3 - Sin embargo, las sospechas empezaron cuando muchos de los funcionarios tenían lujos y propiedades cuyos costos no cuadraban con lo que ganaban legalmente y eran mostrados de forma pedante al publico general, también parte de la contra-inteligencia cubana sabia que los Estados Unidos tenía información sobre estos movimientos ilegales amparados por el narcotráfico.


   En realidad en este artículo no se quiere inculpar o justificar a nadie; este espacio es neutral y solo se plasma las teorías y suposiciones de terceros sobre el caso y de lo que la comunidad internacional presenció en esos años y si alguien se ha ofendido por ello, este autor se disculpa de antemano. Cada una de esas teorías son obra y pensamientos de terceros y no de este autor; si es verdad o mentira cada una de esas teorías, eso en verdad no se sabe, eso lo dirá el tiempo.

   Lo que si fue cierto, y esto quedó a la posteridad, es que cuando se trata de las drogas y sabiendo que las consecuencias para todos los habitantes del país en donde se opera el narcotráfico son en verdad desastrosas en todos los aspectos, una isla como Cuba no se debe y no se tolera por nada del mundo.



Sentencia


Después de un mes entero de deliberaciones y pruebas, el tribunal declaro a Arnaldo Ochoa y a los acusados con más responsabilidad, culpables de todos los cargos y el Consejo de Estado confirmó por unanimidad las declaraciones de culpabilidad y pena de muerte.



video

   Las sentencias cargos, condena y la muerte eran extremadamente incomoda para buena parte de la población cubana, en especial en el caso de Ochoa, que era considerado por la mayoría de la gente en Cuba como un ejemplo a seguir.

   Pero la mayoría de quienes expresaron una opinión, y a la vez tristeza, aceptaron la decisión por el grave peligro de las acciones de Ochoa y demás acusados.


   Esta fue la única vez que una sentencia de muerte fue aplicada contra un líder popular y respetado.


   El General Arnaldo Ochoa Sánchez, junto con el coronel Antonio De la Guardia y los oficiales Amado Padrón y Jorge Martínez, fueron fusilados cerca de una base militar en Baracoa, al oeste de La Habana, en un amanecer del 13 de julio de 1989. La sentencia de muerte se llevo a cabo cumpliendo la orden del Tribunal Militar Especial, por el delito de "alta traición a la patria y a la Revolución'' y respaldada por la alta oficialidad de las fuerzas armadas y todos los integrantes del Consejo de Estado.

   Según se dice, él pidió como último deseo, no ser atado de manos en la espalda ni vendado los ojos, para dar la orden de disparar al pelotón de fusilamiento él mismo, siguiendo la tradición de los héroes independentistas cubanos ejecutados por las tropas coloniales españolas durante las rebeliones y demás luchas de emancipación; para muchos de los que declaraban su culpabilidad, este fue su último acto de valentía y de honor que le quedaba después de ser declarado Traidor a la Patria y para dar el ejemplo ante los soldados y al pueblo cubano. Algunos dicen que dicho deseo le fue concedido, pero otros aclaran sin embargo, que le fue denegado.  

   El diario Granma, anunció su ejecución para el público cubano al día siguiente.


   Los demás acusados, fueron enviados a cumplir largas condenas en prisión, entre ellos, estaban el General de Brigada Patricio de la Guardia; el coronel, Antonio Rodríguez Estupiñán y el teniente coronel Alexis Lago Arocha.


   Tiempo después, ocurre la retirada del Ejército Rojo de Afganistán después de diez largos años de guerra perdida; en ese mismo año, en un 9 de noviembre, una Alemania dividida por un muro y por dos ideologías, se reconcilian como hermanos y en el mes de diciembre, gran parte de las naciones de ideología socialista de la Europa Oriental, dejan de un lado el marxismo por la vía pacifica y en el caso de Rumanía, de forma violenta. 


   Dos años mas tarde, luego de estos acontecimientos, la todopoderosa Unión Soviética, el país mas rico, respetado, admirado, temido, odiado y amado del mundo, cuna de los ideales socialistas y defensora del proletariado mundial, se desintegra en varias naciones, por culpa de la ineficiencia, el personalismo, la economía mal planificada, el contrabando, el desgaste politico-militar y económico por años de Guerra Fría ademas de la falta de visión de futuro, lucha de poderes, ademas del egocentrismo, el entreguismo, la falta de ética, la cobardía y sobre todas las cosas, por la corrupción desmedida de sus lideres, que por permanecer en el poder, buscar oportunidades egoístas y sed de poder y dinero, traicionaron el ideal socialista y traicionaron la voluntad de los pueblos que vivieron, creyeron, lucharon y murieron por un mundo de iguales y de prosperidad con justicia.

   Hoy en día,a mas de 20 años después de la caída del Muro de Berlín, mientras que Venezuela, una tierra rica y de grandes oportunidades sigue en una gran crisis económica grave, una sociedad enferma y fragmentada, con una falta de valores y con una guerra ideológica, económica y social entre los que siguen la izquierda socialista y la derecha capitalista, Cuba y Estados Unidos se abren paso a una reconciliación luego de mas de 50 años de enfrentamiento y agresiones por las ideas de lo que seria para cada uno de ellos un mundo ideal.

   En frente de un pelotón de fusilamiento, ante la mirada estupefacta e incrédula de muchos de los compatriotas que alguna vez le admiraron, termina una de las glorias como también la decepción más grande de la historia de Cuba y que aun hoy, todavía no se olvida, aun en la actualidad, donde el cubano de esta década observa en su isla vientos de cambio y esperanza en este siglo XXI.



Conclusiones

Pero la pregunta que nos carcome en la mente es: ¿en verdad fue junto con sus seguidores una víctima de las circunstancias y de la lucha de poder que solo quería otro futuro para su patria, o de verdad fue un victimario sediento de poder que quiso tener el poder absoluto a costa de la dignidad, la salud y la vida de jóvenes inocentes?  Eso, y a pesar de las investigaciones y documentos que afirman y niegan ambas hipótesis, hasta el sol de hoy no se sabe a ciencia cierta si son ciertas o falsas.

   Pero de lo que estamos seguros es que solamente la verdad saldrá a la luz cuando pase el tiempo; solo así el general Ochoa y sus seguidores serán absueltos de todo cargo haciéndose justicia o
en definitiva culpables de un crimen sin reparos en contra de la juventud y el pueblo cubano, con toda justicia ante su pueblo y ante la historia.



Anexo:
Documental - Juicio a Arnaldo Ochoa



Para ver el video desde Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=eMfpWgm2SP4


FUENTES CONSULTADAS:


Arnaldo Ochoa Sánchez - Wikipedia, la enciclopedia libre
es.wikipedia.org/wiki/Arnaldo_Ochoa_Sánchez

El caso Ochoa - Por Miguel Fernández Díaz- Cuba Encuentro
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/el-caso-ochoa-193195

Héroe de la República de Cuba - EcuRed
http://www.ecured.cu/index.php/H%C3%A9roe_de_la_Rep%C3%BAblica_de_Cuba

Narcotráfico - Wikipedia, la enciclopedia libre
es.wikipedia.org/wiki/Narcotráfico

Corrupción política - Wikipedia, la enciclopedia libre
es.wikipedia.org/wiki/Corrupción_política

El juicio que sacudió Cuba - Por Julia Preston - The New York Review of Books (en inglés)
http://www.nybooks.com/articles/archives/1989/dec/07/the-trial-that-shook-cuba/

Abogado del diablo: El juicio al general Arnaldo Ochoa - Por Gonzalo Celorio - Letras Libres
http://www.letraslibres.com/revista/convivio/abogado-del-diablo-el-juicio-al-general-arnaldo-ochoa

25 años del fusilamiento del general Ochoa: un reality show cubano - Observatorio Cubano de Derechos Humanos
http://observacuba.org/25-anos-del-fusilamiento-del-general-ochoa-un-reality-show-cubano/

Arnaldo Ochoa en una maniobra arriesgó su vida por salvar a Fidel Castro - La Verdad Al Punto
http://www.sunsetnewsnia.com/2013/05/arnaldo-ochoa-en-una-maniobra-arriesgo.html

Cuba: el sable del general Ochoa - EL PAÍS
elpais.com/diario/2009/07/28/opinion/1248732004_850215.html

Pablo Escobar, el capo que estremeció la Revolución Cubana - Por Roberto Valenzuela - Acento.com.do
http://acento.com.do/2014/opinion/8142988-pablo-escobar-el-capo-que-estremecio-la-revolucion-cubana/

Cuba: La corrupción en Cuba
www.cubanet.org/htdocs/CNews/y09/diciember/02_O_2.htm

El caso Ochoa: algunas consideraciones - Por Hildebrando Chaviano Montes - Cubamatinal
http://cubamatinal.es/2013/12/01/el-caso-ochoa-algunas-consideraciones/


Granma - Órgano oficial del PCC
www.granma.cu/


"Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for "fair use" for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use."


"Responsabilidad de Derechos de Autor bajo la Sección 107 de la Copyright Act de 1976, se tiene en cuenta el "uso justo" para los propósitos tales como crítica, comentarios, información periodística, la enseñanza, becas e investigación. El uso justo es un uso permitido por la ley de Derechos de Autor que de otra manera estar infringiendo. Su uso es sin fines de lucro, personal o educativo inclinando la balanza a favor del uso justo".

Libertad de Pensamiento y de Expresión:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar: a. el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o b. la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.


5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.


Artículo 13 - Convención Americana sobre Derechos Humanos

No hay comentarios.:

Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?

Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?
Logramos lo Imposibe. ¿Quieres hacerlo tu también?. Entonces HAZ CLICK SOBRE LA IMAGEN.